Seguimos construyendo caminos hacia la escuela inclusiva en República Dominicana

-

La Fundación Mapfre e InteRed junto con la organización local Centro Cultural Poveda, siguen trabajando, por segundo año consecutivo, en una propuesta de formación para mejorar las prácticas inclusivas en el profesorado docente y así mejorar los aprendizajes del alumnado en el centro educativo.

A través de este programa que otorga el título de diplomado elaborado e impartido por el Centro Cultural Poveda en “Educación inclusiva: camino para una aprendizaje transformador en el centro educativo”, orientado a docentes del sector público del primer y segundo Ciclo de Educación Primaria de 15 centros educativos de la Región Educativa nº 8, perteneciente a Santiago de los Caballeros, al que también se han incorporado profesionales de los Centros de Atención a la Diversidad (CAD) vinculados a la Dirección de Educación Especial del Ministerio de Educación (MINERD) de República Dominicana y trabajadoras del Centro de Atención Integral a la Discapacidad (CAID), impulsado por el Despacho de la Primera Dama; esta es una propuesta educativa para todas aquellas personas del ámbito de la educación que tienen el deseo y la voluntad de transformar los espacios educativos y, especialmente, los aprendizajes del alumnado. Transformación que se ha de evidenciar en la calidad de lo aprendido, la utilidad y aplicabilidad de los aprendizajes.

La educación inclusiva surge del convencimiento de que el derecho a la educación es un derecho humano que está en la base de una sociedad más justa. Para lograr este derecho, el movimiento Educación para Todos y Todas impulsa una educación básica de calidad para todas las personas. La educación inclusiva propicia formas de habilitar a las escuelas para que atiendan a todos los niños y niñas de su comunidad, como parte de un sistema inclusivo. Se centra en todos los alumnos y alumnas, prestando especial atención a aquellos que tradicionalmente han sido excluidos de las oportunidades educativas.

La respuesta del grupo de docentes ha sido muy positiva y enriquecedora; ha estado compuesto por un grupo de personas tan diverso que hace que la experiencia del proyecto favorezca el intercambio de experiencias entre las participantes, y el personal formador. Esto facilita el crecimiento conjunto que marcará el buen camino hacia la escuela inclusiva.

Este es un proyecto financiado por el Área de Acción Social de la Fundación Mapfre.