“El odio no es inocente”

Compartir:
  • Categoría: Institucional
  • Fecha: 15 de Julio de 2019

Campaña a la que se suma InteRed, junto con otras organizaciones españolas.  

El odio no es inocente y tiene graves consecuencias para las personas y colectivos que son objeto de ese discurso, y para la sociedad en su conjunto. Cada persona, los responsables políticos, los medios de comunicación tienen la capacidad de dar la vuelta a ese discurso, frenarlo y crear argumentos donde prime la tolerancia y convivencia.

Las organizaciones firmantes entre las que se encuentran AIETI, Alianza por la Solidaridad, Andalucía Acoge, Amnistía Internacional, Asociación Rumiñahui, CEAR, Coordinadora Galega de ONGD, Coordinadora de ONGD, Ecos do Sur, Entreculturas, Federación SOS Racismo, FELGTB, Red de Mujeres Latinoamericanas, quieren sensibilizar contra los discursos de odio que promueven el racismo, el machismo y lgtbfobia, pedimos a responsables políticos, medios de comunicación que no alimenten este tipo de mensajes. Animamos a la ciudadanía a implicarse a favor de la convivencia y el respeto de los derechos humanos.

Esta iniciativa tiene varios objetivos: hacer un llamamiento a las autoridades para que actúen eficazmente frente a los discursos de odio; llamar a la responsabilidad de grupos políticos, medios de comunicación y ciudadanía para que no alimenten este tipo de mensajes; concienciar sobre el impacto negativo que este tipo de discursos tienen sobre la vida de las personas; y, por último, sobre la necesidad de apostar por modelos de sociedad inclusivos y tolerantes.

Los discursos de odio no son inocentes, sino que pretenden atacar a ciertos grupos de personas y culpabilizarlos de determinados problemas sociales para distraer la atención de sus verdaderas causas, por tanto, de sus verdaderas soluciones. Estos mensajes tienen como víctimas a personas de un determinado origen, etnia, religión, orientación sexual, identidad de género o estatus migratorio, lo que contribuye a generar un clima de intolerancia y discriminación que puede generar un caldo de cultivo en el que se puedan producir situaciones de violencia.

Además, en el marco de la campaña, las ONG han desarrollado vídeos de animación que refuerzan los objetivos de la campaña bajo la etiqueta #ElOdioNoEsInocente. Se trata de materiales que promueven la reflexión sobre las consecuencias de emitir juicios de valor sobre determinados grupos de personas sin haber contrastado la información ni reflexionado sobre ella. Con esta propuesta, las ONG recuerdan la importancia de anteponer la dignidad de las personas por encima de cualquier prejuicio.

 

Las organizaciones destacamos que el odio no es una opinión y no es inocente, es un ataque a las personas, a la cohesión social, a los derechos humanos y a las democracias. En un contexto de desinformación, el odio y los bulos son una potente herramienta de manipulación de la opinión. Es una estrategia organizada para señalar chivos expiatorios, desviar la atención de los problemas reales y deshumanizar a las personas.

La violencia discursiva ha generado una cultura del odio especialmente peligrosa en los entornos digitales que tiene tanto consecuencias directas (daños emocionales y psicológicos) como indirectas (erosión de la dignidad de las víctimas). Suponen también consecuencias para toda la sociedad: perpetuación de prejuicios, estigmatización, deshumanización, división, violencia.

Las organizaciones invitamos a contrastar la información que promueva prejuicios y estereotipos, así como a reflexionar sobre nuestro papel para cambiar esta realidad. Combatir estos discursos está en nuestra mano, desde la posición que ocupemos en la sociedad; todas las personas tenemos la responsabilidad compartida de fomentar una cultura de la solidaridad, el respeto y la convivencia para garantizar sociedades democráticas y pacíficas.

Web de la campaña, haz click aquí.